La dación en pago la pagamos todos

Éste no pretende ser un texto que haga apología de alguna forma de pensar, ya sea de izquierdas o de derechas, más bien la intención es aportar un poco más de amplitud al prisma con que se analiza la situación de los desahucios actuales. La realidad es que pretender solucionar un problema tan complicado como el de las familias desahuciadas con una única figura, la dación en pago, ya es en sí mismo un error. Como en cualquier otro ámbito, en éste también abunda una casuística muy variada.

dacion-en-pago

Veamos las implicaciones económicas de la aplicación de la dación en pago. Supongamos que un número indeterminado de personas no pueden hacer frente a su hipoteca, tal y como está pasando en la actualidad. En caso de aplicarse la dación en pago, con la entrega de sus casas sus deudas quedarían satisfechas, dejándoles abierta la posibilidad de empezar de nuevo, como si de una tabula rasa se tratara. Ahora bien, el valor real de la casa entregada puede no cubrir el importe de la deuda contraída, ya sea por una tasación inicial excesivamente elevada o por el deterioro y uso de la vivienda. ¿Entonces donde va a parar la parte impagada de la deuda?

Cómo siempre que hay problemas económicos existen soluciones contables para minimizarlos o disimularlos. En nuestro ejemplo los bancos que han recibido las viviendas pero no han satisfecho íntegramente la deuda hipotecaria van a imputar esa pérdida al resultado del ejercicio. La implicación que supone esta operación es que de este modo se van deteriorando los fondos propios, empeorando las distintas ratios contables y aumentando las probabilidades de una quiebra.

Como ya se sabe, las quiebras bancarias son especialmente graves para el sistema financiero pues hacen perder la confianza en el mismo, y una fuga masiva de capitales supondría la destrucción de éste, además de la pérdida de los ahorros de toda la gente. Por miedo a que este escenario pueda suceder el gobierno decide actuar. Delante de éste problema el Estado tiene dos líneas de actuación, veámoslas con detenimiento.

La primera es la que ya hemos visto hasta ahora. Para evitar la caída del sistema financiero el gobierno procede a efectuar un rescate sobre los bancos con problemas. Las implicaciones de estas actuaciones son aumento del déficit público y necesidad de financiación, lo que conduce a recortes y aumento de impuestos. Normalmente los impuestos que se suben son los que cargan a la ya mermada clase media, con lo que la aplicación de la dación en pago con este curso de acción supone que seamos todos quienes hagamos frente a las deudas contraídas por algunos.

dacion en pago II

La opción que tiene el gobierno si no quiere rescatar a los bancos consiste en dejarlos caer, que hagan fallida y que sea la mano invisible de Adam Smith quien reestructure el sistema. Podemos pensar que parece una mejor solución, pero nada más lejos de la realidad. La caída de bancos nacionales y la no intervención del gobierno provocarían una crisis de credibilidad en los mercados de capitales internacionales. La prima de riesgo subiría por las nubes y recordemos, existe un claro déficit exterior aquí que combinado con el déficit público español nos encontramos con que cubrir nuestras necesidades de financiación saldría mucho más caro. Las implicaciones para la población de a pie serían más recortes y más impuestos, así que con esta solución también pagamos todos las deudas no cubiertas que genera la dación en pago.

Ahora, con este campo de visión un poco más amplio reflexionemos. ¿Es la dación en pago la panacea que va a curar todos los males del país? ¿Es esta figura jurídica infrautilizada la solución general al problema? Para mí la respuesta consiste en ir caso por caso, y quizás en alguno si se pueda aplicar, pero la generalización creo que supondría un grave trastorno al sistema y a la sociedad en general. ¿Tú qué opinas?

4 comentarios en “La dación en pago la pagamos todos

  1. No me extraña que no tengas ningún comentario en esta entrada, es bastante vomitiva. Hablas de unos “posibles” perjuicios a la sociedad en su conjunto que podrían derivar de la “dación en pago”. Sin ponerte colorado, recuerdas que esos “posibles” perjuicios ya los hemos pagado todos con los rescates al sistema bancario español y sin que exista la dación en pago… ¡Ah! Espera, que a lo mejor sí ha existido la dación en pago, ha existido para las inmobiliarias, las constructoras y en general todos los que han “especulado” con un derecho recogido en la constitución. Para esos sí que no hacía falta mirar caso por caso, para los que se compraron un techo donde vivir, financiada la obra y los gastos colaterales, por los mismos que la tasaron después y se la hipotecaron para cobrar unos intereses abusivos o no, total esos lo marcan el mercado “tan libre” que tenemos, para esos sí es necesario mirar caso por caso…
    Y aunque te parezca mentira eso mismo queremos los que estamos a favor de la dación en pago, que se miren los casos, caso por caso, pero con unas reglas de juego marcadas por la sociedad, no por los bancos (como hasta ahora), ser juez y parte es una cosa muy fea y contra natura en democracia. Así con una ley que proteja de los abusos para regular la dación de pago, no se arreglaría el fondo del problema, pero solucionaría la mayor barbaridad que este sistema inmobiliario-financiero está causando.
    Hay muchas cosas más que regular para que no vuelva a inflarse una burbuja similar en este país, todo lo relacionado con este tema tiene una base “legal” del siglo XIX… El sistema bancario español asociado a apellidos y no a conocimientos y valía es una de esas cosas.

  2. Buenos días Abelardo. Primero de todo agradecerte tu comentario y tu sinceridad, además de comentar con tu nombre real, cosa que se agradece. Debo decirte que mi intención con esta entrada era simplemente ampliar un poco el escenario pues mucha gente se pone a favor o en contra de las cosas sin conocer sus implicaciones. El tono es un poco partidista simplemente para generar un poco de debate, que sino esto se convierte en un monólogo y tampoco debe ser eso.
    La verdad es que una cuestión tan compleja como ésta es muy difícil de solucionar. Tristemente si fuera sencillo quizás nuestros gobernantes tampoco lo harían por intereses, pero esa es otra historia. Analizando el panorama creo que quizás lo que ayudaría a más familias sería obligar a los bancos a refinanciar las deudas, cambiar plazos y cuotas para así seguir liquidando la deuda en términos más cómodos. Las entidades financieras difícilmente harán esto porque el sistema no les incentiva a hacerlo.
    Leía en algún artículo que quizás la figura civil de la anticresis sería más acertada que la dación en pago. La verdad tampoco lo veo muy claro, pero es que con lo que hay legislado en este momento pocas figuras se adaptan a la realidad. Éste es un pesar de todo el ordenamiento jurídico español. Los pilares básicos de infinidad de materias están reguladas por leyes del siglo XIX. Si los políticos fueran un poco más serios procederían a hacer una actualización de todo el cuerpo legislativo para actualizarlo a la realidad social del día de hoy. Esta tarea está pendiente de hacer y seguirá así por mucho tiempo.
    En todo caso, lo que me parece excelente de toda esta historia es que esta vez la sociedad propone soluciones y esta es una buena señal para mantener la esperanza.
    Saludos.

    1. Nunca he entendido a los que comentan bajo el parapeto del “anonimato”, las personas son, entre otras cosas, sus ideas y opiniones, ocultar lo uno u lo otro no debe ser por nada sano…
      Entiendo que el tono partidista del artículo buscaba el debate, mi tono en la respuesta buscaba lo mismo, evidentemente partidista también.
      Siguiendo con el debate, cuando nuestras leyes en esta (y otras) materias están siendo objeto de critica por parte de la UE desde hace años, deberíamos mirar a nuestro alrededor, ser consecuentes con la elección que hicimos de ser parte de esta Europa y actuar en consecuencia. Yo que admiro y detesto a partes iguales el funcionamiento de los EEUU, creo que en algunas cosas de verdad podríamos seguir su ejemplo, en esta cuestión creo que sería bueno.
      Seguro que seguiríamos debatiendo y acabaríamos dándonos cuenta de que no opinamos muy distinto, con matices, sin duda, qué sería de la vida sin los matices…
      Con o sin tu permiso, me quedaré por aquí y te seguiré el rastro, aquí y en twitter. Creo que puedo aprender algunas cosas y lo mismo te seguiré dando “debate”.
      Un saludo.

      1. Eres bienvenido siempre que desees y se agradece tu confianza. Desde aquí intentaré aportar contenido que pueda resultar de interés y compartirlo con todos vosotros. La magia de Internet reside precisamente en acercar a personas que anteriormente se encontraban separadas y así poder aprender unas de otras.
        Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s