Construyendo Barcelona Valley

¿Es posible que Barcelona sea el Silicon Valley europeo? Esta pregunta no deja de rondarme la cabeza. Todos los emprendedores europeos que empiezan tienen la misma visión cuando oyen este nombre. Es la tierra prometida, como El Dorado del siglo XXI. Ciertamente, las características de la zona que comprende entre Menlo Park hasta San José, en California, son muy propicias para el desarrollo de start ups tecnológicas, pero no por genial tiene porque ser único.

Barcelona es una ciudad cosmopolita, con un clima envidiable, que ayuda a que gente de todo el mundo la escoja para establecer su residencia. Es un lugar muy propicio para captar talento extranjero gracias a su alta calidad de vida, y esto se debe aprovechar. Además, su tamaño es muy interesante, pues con un millón y medio de habitantes, es lo suficientemente pequeña para no agobiar pero suficientemente grande para que se creen redes y sinergias muy importantes para el desarrollo. Su región urbana, con más de cinco millones de habitantes, se erige en la sexta más poblada de la unión Europea, con lo que se garantiza el capital humano, altamente formado.

Parece también que vivimos un momento altamente generoso en materia de proyectos de empresa en el ámbito tecnológico, y ésta es una gran noticia. Durante los últimos quince años el crecimiento vino por el ladrillo y el turismo de sol y playa, un mal modelo. Ahora se ha producido un giro muy importante, a nivel de proyectos, creando empresas mucho más innovadoras, con alto valor añadido y capacidad de internacionalización. El 22@, las incubadoras de Barcelona Activa en Glòries o el Hub tecnológico que se está preparando en la Zona Franca son ejemplos de zonas de la ciudad donde están apareciendo estas nuevas empresas.

El talento local se ha lanzado definitivamente al mercado, apostando por sus sueños en vez de por trabajos más o menos seguros, y esto está facilitando la proliferación de muchas pequeñas empresas que se presentan muy interesantes. Algunos ejemplos pueden ser Ofertia, de la que hablamos en otro artículo, o Solucioneo, de la que hablaremos próximamente. Pero debo recordar que esta tierra ya ha dado grandes empresas tecnológicas como por ejemplo Infojobs o Softonic.

Como vemos la calidad está aquí, pero falta arreglar otros factores para conseguir un Barcelona Valley que pueda competir con los amigos del Valle de Santa Clara. Una de las claves consiste en simplificar el proceso de constitución de empresas. La legislación española convierte esta tarea en una odisea que desanima a muchos emprendedores. Una potente innovación jurídica por parte del legislador en esta materia podría ayudar mucho a nuestro propósito, así como nuevas formas de intercambio de acciones y soluciones a esos problemas que se dan por la rigidez del sistema.

Finalmente, el otro gran campo de batalla es la financiación. En Silicon Valley los inversores están dispuestos a asumir fuertes riesgos si ven que una idea puede dar beneficios, pero aquí es más difícil. Los inversores locales no quieren riesgos, y apuestan mayormente en proyectos con un alto índice de seguridad. La mayor parte del riesgo lo tiene que asumir el emprendedor, y esto es otro freno importante al emprendimiento. Aquí las valoraciones empresariales se hacen más a la baja que en Estados Unidos, y levantar inversión es más complicado. Del blog emprender a golpes os he traído esta fantástica guía para valorar vuestra start up en España. Espero que os ayude un poco a saber cómo se opera en nuestro mercado por ahora.

En conclusión, se está trabajando bien para conseguir que Barcelona Valley pueda ser una realidad, pero faltan más gestos de la gente que tiene el poder. Más inversores y más cultura del riesgo, así como más facilidades legales ayudarán a la creciente corriente de emprenduría tecnológica existente en Barcelona i cercanías.

2 comentarios en “Construyendo Barcelona Valley

  1. Silicon Valley empezó como centro de investigación militar y sigue siendolo (encabezado por Stanford University).
    EE.UU. tiene 400.000 millones (!!!) de dolares en gastos militares cada año, Barcelona y Europa no tienen nada de todo eso.
    Creo que haya que abaratar los gastos para las empresas que empiezan aquí según el modelo más Suizo que lo de EE.UU. y facilitar la burocracía.
    De todas formas, todo eso tiene muy buena pinta…

    1. Es cierto que aquí no tenemos la inversión militar que hay en Estados Unidos, así como tampoco un mercado de 300 millones de personas para atacar pero a nivel conceptual creo que sí podemos crear algo parecido a Silicon Valley. Al menos en cuanto a esencia se refiere, aunque obviamente de tamaño más reducido.
      Gracias por el comentario, espero que te haya resultado de interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s