12.000 hojas o un gato disecado, la diferenciación como base del branding personal

Puede parecer una disyuntiva extraña, pero en realidad es muy coherente, y, incluso es adecuado a la temática del blog. Pensemos un momento y lo veremos más claro. Estos 12.000 hojas no son una metáfora realizada por un erudito, sino que son una realidad pura y dura. No son una representación, sino que son el número medio de currículos que se encuentra un jefe de recursos humanos cuando actualmente quiere cubrir un puesto de trabajo interesante. Bueno, quizá la cifra está un poco exagerada, pero la idea es esa.

DiferenciaciónParémonos a pensarlo unos instantes. Somos el jefe de recursos humanos y tenemos la necesidad de cubrir un puesto en nuestra empresa. Publicamos un anuncio o hacemos cualquiera de las otras prácticas habituales para buscar candidatos, y sin saber cómo, nos encontramos con un montón interminable de currículos de candidatos altamente preparados. No es un ficción, sino la realidad. Y si esta situación la observamos desde el perfil del candidato, la cosa asusta. Para un solo puesto de trabajo tenemos que competir con 11.999 candidatos más. La probabilidad de encontrar en esta muestra gente con más idiomas, con más másteres o con más experiencia es altísima.

¿Qué debemos hacer? Si seguimos el estándar no tenemos muchas posibilidades de cumplir nuestro objetivo. La competencia es altísima, y competir en este nivel desgasta muchísimo, aparte de que no te garantiza el éxito ni mucho menos. La respuesta viene a través del gato disecado.

El gato disecado no es más que un truco que utilicé en una exposición sobre la exportación de cava. En palabras de gente más ilustre, sería lo mismo que la vaca púrpura de Seth Godin. Pero veamos esto paso por paso. Me tocaba hablar justo después de la explicación de una multitud de datos macroeconómicos. Hice un vistazo a los asistentes, y estaban perdidos y sin demasiadas ganas de reengancharse a la charla. Había que hacer algo para recuperar su atención, y jugué la carta que siempre hay que tener preparada: la sorpresa.

Me acerqué al público y les solté la siguiente frase: Nosotros no vendemos farolas ni gatos disecados! … Vendemos cava, que es un producto de consumo, y por lo tanto, necesitamos gente que pueda consumir. Era simplemente la introducción a un análisis demográfico de nuestro mercado objetivo, pero la pausa después de los gatos disecados generó el efecto esperado. Nadie esperaba una afirmación como esa en un entorno donde no tenía nada que ver. Había conseguido captar su atención de nuevo y a la vez había logrado desmarcarme de los anteriores ponentes. Me había diferenciado del resto.

Esta diferenciación es también la clave en el caso de las búsquedas de trabajo. Como ya he comentado, si competimos por las vías normales, siempre encontraremos a alguien con mejor currículum que nosotros. Nos encontramos con el mismo problema de una empresa que compite en el mercado internacional: si compite vía costes, como quiere hacer la mayoría, es muy difícil ser mejores que algunos países como los asiáticos, por ello, para poder competir en el exterior hay diferenciarse y competir por la vía de la innovación.

Y como se puede conseguir esta diferenciación tan necesaria para intentar sobresalir de la inmensa montaña de currículos? Pues hay diferentes maneras, pero hoy solo comentaré dos. Si confiamos en que el jefe de recursos humanos se tratará al menos algunos de los currículos que se lo han enviado, lo que debemos hacer es especializarnos en materias poco comunes. Para elegir en qué, hay diferentes criterios, pero podemos servirnos de nuestros hobbies como inspiración. También podemos utilizar un vínculo especial que tengamos con alguna cultura concreta, ya sea por tener algún familiar, conocidos o haber realizado un viaje que nos impactó y nos sumergió en la cultura de aquel lugar. En todo caso, esta especialización hará que destaquemos, sí, pero también nos obliga a hipersegmentar dentro de nuestro sector. Los puestos de trabajo que requieran nuestra habilidad especial serán menos que los genéricos que se ofrezcan en nuestro sector. Es el precio de la especialización, llegas a menos sitios pero llegas antes.

La otra opción que quiero resaltar como posible diferenciación reside en el procedimiento. La gente tiene la creencia de que sólo existe la forma habitual de hacer las cosas. No se innova en el procedimiento. Para conocer a alguien pensamos que primero nos lo tienen que presentar, para optar a un puesto de trabajo tenemos que enviar la respuesta al anuncio de una vacante. No es así. Al menos no necesariamente. Podemos buscar maneras alternativas de hacer conocer nuestra candidatura al puesto de trabajo ofertado. Podemos buscar quién es la persona que toma la decisión, y conocerlo antes, por ejemplo en algún evento de networking o en cualquier otra ocasión. También podemos ofrecernos para un trabajo que aún no se haya pedido. Ofrecer nuestros servicios a un potencial demandante de los mismos es una manera excelente de estar presentes en su mente en el momento en que se encuentre en la encrucijada de la futura decisión.

En resumen, sin diferenciación nos veremos inmersos en una lucha encarnizada con el resto de contrincantes, todos con los mismos recursos, o quizá con menos que los demás. Esto implica que nuestras posibilidades de victoria sean muy escasas. Diferenciándonos, nuestras probabilidades de éxito aumentan, pero a cambio tenemos que invertir en nosotros y, además, seguramente veremos reducido el segmento al que nos dirigimos. La elección es de cada uno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s